biografía

Art and everyday activities are intertwined in inseparable ways throughout a life. Drawing and painting are languages that connect Ides to life in a poetic way. They form her spiritual backbone, and her ascetic lifestyle flows in function with art and the involvements it demands.
Mercedes Casanegra

 

Ides Kihlen nació el 10 de julio de 1917, en la provincia de Santa Fe. Su niñez transcurrió a orillas del Paraná en las provincias de Corrientes y el Chaco. La pintura, su compañera de ruta más fiel junto con la música, la siguió desde pequeña.
Ya en Buenos Aires, tempranamente entró en la Escuela de Artes Decorativas y así prosiguió con extrema dedicación hasta hoy que, continúa su trabajo de manera activa.
Pío Collivadino, director de la Escuela, comenta que cuando Ides ingresó a la misma, supo de su entusiasmo por concurrir a esa institución. Vicente Puig durante más de diez años la tuvo como alumna dilecta. Frecuentó diferentes talleres, como los de: Pettoruti, André Lhote en París, también el de Batlle Planas, quien le dejó una fuerte impronta. Estudió, además, Historia del Arte.
Visitó museos de distintas ciudades del mundo. Nada la apresuró. Su trabajo se mantuvo independiente del desarrollo del arte en Buenos Aires. Quiso, más que nada, serle fiel a sus propios tiempos internos. Durante mucho tiempo, se interesó más por los procesos del arte que por los resultados. Esto tuvo dos consecuencias para ella: la primera fue que nunca se profesionalizó, nunca tomó la decisión de forjar una carrera como artista: simplemente lo era, y eso le fue suficiente. La segunda consecuencia fue resultado de lo anterior: destruyó muchísima obra y como es esperable, no les puso fechas ni títulos a sus cuadros. Los testigos de su trabajo fueron: sus profesores, compañeros de taller, Adolfo Nigro -a quien a principios de los años 80 decidió mostrarle algunos trabajos-, y por supuesto, sus hijas y su nieta.